chavez2.jpg

El presidente de Venezuela comentaba en el discurso de la Cumbre de Copenhague, una serie de incoherencias, que viene siendo algo habitual en una persona como Chávez. Tuvo la ocasión de hablar del Fantasma del Capitalismo, un fantasma al que le tiene mucho miedo y que lo combate amenazando a su país y haciendo que Venezuela sea cada vez más pobre. Este discurso no pasó desapercibido, sobre todo por la gran cantidad de frases que nos dejó Chávez.

No faltó una referencia a Karl Marx, algo que deja mucho que desear de una persona como Chávez, pero además siempre el presidente anda con la misma historia del Capitalismo y demás, haciendo que las personas no piensen en los problemas reales de su país y que nadie pueda protestar contra Chávez acerca de la situación de su país. La intervención fue bastante amplia, algo habitual y ciertamente tan sólo fue un nuevo acto populista, algo que es muy habitual en este tipo de personajes públicos, que quieren simplemente agradar en estos momentos y decir palabras bonitas.

Comentó que los jóvenes se encuentran preocupados por el cambio climático y que todos ellos tienen el sol de frente, mientras que Chávez y el resto de personas tienen el sol a la espalda. Es posible que el ocaso de algunos esté más próximo que el de otras personas de su edad. De todos modos en Venezuela los jóvenes están más preocupados por comer, encontrar trabajo y tener una vivienda digna, mucho más que lo que le pueda ocurrir a la Tierra dentro de 50 o más años.

Foto|ABC